El Colegio Militar es una escuela militar en la Ciudad de México. Fue fundada en 1928 y es la primera escuela de su tipo en impartir educación militar de alto nivel.

Esta escuela tiene una rica historia y un currículo duro. La escuela hace hincapié en el entrenamiento físico y mental, así como en el desarrollo del carácter. Los estudiantes deben mantener su postura perfecta en todo momento mientras visten el uniforme tradicional de un soldado mexicano, incluida la boina, la chaqueta y los pantalones.

El Colegio Militar opera desde hace más de 80 años; cambió su nombre a “Emiliano Zapata” en honor al famoso líder revolucionario que vivió durante el siglo XX.

La Heroica Escuela Militar de México (HMSM) fue celebrada como la “escuela más valiosa de su tipo” en el mundo. Pero fue cerrado en 2014 por actividades ilegales.

La escuela es un brillante ejemplo de cómo la educación puede usarse como una herramienta más importante contra el crimen que la fuerza militar en ciertos lugares.

Son muchas las historias que se han contado sobre la escuela militar mexicana, pero no tantas las que se han escuchado. Es una historia de paz y esperanza tras su destrucción en la noche.

El Colegio Militar siempre ha sido motivo de orgullo para México y su gente. Pero, según una tradición, se fundó sobre un sitio sagrado indígena llamado Huitzilapa. La escuela está ubicada en el centro de la Ciudad de México y está rodeada de hermosos espacios verdes y de las principales avenidas de la ciudad.

México ha estado al frente de la guerra mundial contra las drogas durante décadas. El país es el hogar de algunos de los carteles y capos de la droga más notorios del mundo, pero también tiene una larga historia de graduados de escuelas militares.

Las escuelas militares de México producen algunos de los mejores soldados de América Latina, con graduados como el general Augusto Pinochet, quien lideró el golpe de estado militar de Chile en 1973 y actualmente se encuentra detenido en una prisión del Reino Unido.

Las escuelas militares han estado entrenando a estudiantes para luchar contra las drogas desde mediados del siglo XX y continúan haciéndolo en la actualidad. Con tal historia y vínculos con los ejércitos más poderosos de América Latina, uno podría preguntarse qué obtiene México de sus escuelas militares de élite.

Para muchas personas, la frase “escuela militar” tiene una connotación negativa, especialmente cuando se trata de niños. Sin embargo, en el centro de México hay una escuela que no es solo una escuela militar sino también un lugar donde se les enseña a los niños a ser héroes.

La Escuela Militar del Centro Mexicano es una institución educativa revolucionaria que fue fundada en 1922 por Manuel Velasco Coello y actualmente atiende a más de 4,000 alumnos y más de 200 profesores. Uno de sus objetivos más importantes es enseñar a los jóvenes a ser héroes para que puedan defender su patria de los invasores y mejorar la sociedad desde dentro.

Esta institución enseña tanto a niñas como a niños habilidades militares como tiro con rifle, equitación y navegación, así como educación como matemáticas, literatura, historia y geografía. La escuela también cuenta con un teatro al aire libre con capacidad para más de 1200 espectadores, un auditorio con más de 1000 asientos y un gimnasio con 10 canchas que pueden albergar hasta 40 atletas a la vez.

En el pueblo montañoso de Surirey en México, hay una escuela que enseña a niños de 7 a 17 años. El heroísmo de los profesores y alumnos de esta escuela la ha hecho famosa en todo el mundo.